POJAZZ EN


domingo, 6 de junio de 2010

UNA DE FUNERALES

Siempre he odiado los funerales, el entorno que se crea. Siempre he quedado mudo cuando por necesidad imperativa he tenido que asistir a uno. Es básicamente una tortura. Aunque se plantee de una forma diferente, como aquel que acribillado a balazos pidió que en vez de ataúd lo subieran a una moto deportiva. Los funerales y entierros debido al protocolo y a la cultura actual parecen competir en asistencia, coronas, y lágrimas. Los hay que guardan la cinta de la corona, la cruz del ataúd, etc…
Hoy charlando con Demóstenes, he sentido la necesidad de ver antes de morir el entierro de algún músico en New Orleans al indicarme que visualizara uno. Ahora creo que el único lugar del mundo donde revisaría las esquelas a diario en los periódicos locales sería la mágica New Orleans. Aquí va una muestra.

Realidad antropológica: Diógenes el Cínico, no tiene validez alguna si lo comparamos con el ínclito José María Aznar.



Desde la Crapaud Maison, mudando el pelo por el verano Russo Rodríguez.
Para el que no se crea lo del muerto en la moto : http://www.tu.tv/videos/el-difun-to-en-moto

No hay comentarios: