POJAZZ EN


martes, 23 de marzo de 2010

PÓCIMAS CONTRA LAS LLAMADAS INCORDIO


Bien, ¿A quién no le ha llamado alguien a medio día o a primera hora de la mañana para venderle algo absurdo?. Hoy el tema a tratar es exactamente eso, hace algún tiempo Demóstenes y el que suscribe charlamos sobre ello, y coincidimos en que los dos, acabamos haciendo lo mismo.
En el caso de Demóstenes, me comentó bastantes anécdotas que hicieron que nos revolcáramos clavándome una baqueta que tenía en el suelo, llegando mi cara a escasos centímetros de la pastilla trasera de unas de sus Gibson. Así que continuamos la tertulia nocturna en el patio tirados entre las macetas como dos adolescentes.
El tema trata que cuando han llamado a Demóstenes, en una de las ocasiones me contó que iba en un bus repleto de músicos, y al percatarse de que el numero era privado, y mientras sonaba les comento que a la señal debían de hacer algo…

¿Hola? ¿si?. .- atendía a la llamada Demóstenes
Hola .- Una voz de mujer al otro lado del aparato decía amablemente.-
Mi nombre es Julia, Le llamamos de Vodafone, para indicarle que tenemos una oferta…
El muy cabrito de Demóstenes, les dijo .-¡se llama Julia!.-, y en ese entonces a la señal, toda el bus comenzó a cantar al grito pelado la canción de cumpleaños feliz, con el correspondiente “te deseamos, Julia….”.
Me comentaba que la chica no sabía que hacer, que se quedó pillada tartamudeando
hasta que colgó. Me imagino su cara incrédula.

También comentó, que en otra de las ocasiones, (esta mas o menos se la copie y repetí), le llamaron por la mañana, así que la señora vendía enciclopedias, este ni corto ni perezoso, comienza a caminar pisando fuertemente el parqué de su casa, agachado para que la señora escuchara los pasos mientras ella hablaba de sus novedades. Se dirigió al baño y se dispuso a aliviar su vejiga haciendo audible el chorro matinal chapotear en el agua de su Waters. Comenta que la señora se callaba intentando asimilar el sonido, pero ella en su feroz afán de vendedora, siguió hablando. Demóstenes, colocó el móvil en su bragueta para que escuchara cerrarla, y pisando fuertemente se dirigió a su escritorio donde se dispuso con las manos a golpear el escritorio rítmicamente, fue ahí cuando la señora se dio cuenta de la PoJazzada. (me pareció tan graciosa que cuando me llamaron por la mañana lo repetí, es cierto hasta el final aguantan).

Como coincidimos en tratar así al personal que molesta con sus llamadas, comenté mis PoJazzadas telefónicas.

Me llamaron a las ocho de la mañana (ahí justifico mi ira), la señorita llamándome para darme ofertas de otra compañía telefónica.
Yo medio dormido aún, la escucho pacientemente, hola soy Beatriz, le llamo de…. para indicarle las ofertas, yo sólo le soy asertivo, un solo sí basta para que se pegue dos minutos hablando, cuando acaba, le digo muy amablemente:
.- querida señora Beatriz, le he escuchado yo pacientemente, ahora le toca a usted escucharme a mí, entonces empiezo a elevar la voz, no mucho..
.- ¿Cree usted, que si hubiera querido cambiarme de compañía no lo hubiera hecho ya, si están continuamente en el puto televisor proyectando anuncios de mierda hasta la extenuación? ¿Sabe usted señora Beatriz (el tono sube mas)que trabajo de noche para sacar a nueve hijos adelante, para que usted me llame con la mierda de promoción sólo porque a usted le salen gratis las llamadass y a mí me follan cada mes mas por llamar simplemente para pedir cita para el médico?¿Señora Beatriz, me da usted su número de teléfono para llamarla yo a las cuatro y cuarto de la mañana para ver que tal le sienta?¿¡ Señora Beatriz(grito histéricamente) si su programita para hacer las llamadas tiene una pestaña que ponga “no llamar” porque trabajo de noche en un almacén de veneno para cucarachas y disfruto aplicándoles dosis no letales para que queden paralíticas en una muerte lenta, cree que debería activarla?, entonces… tu, tu, tu, había colgado. Gracias Beatriz por aguantar hasta le final.

En otra ocasión, tres de la tarde, después de un buen almuerzo, aquí la siesta es fundamental, y me llama una señora para venderme un jodido colchón. Entonces le comenté que estaba interesado, que yo también era vendedor y que me resultaba duro vender en esta época, que era vendedor de artículos sexuales, y que tenía verdaderas maravillas para el goce y disfrute de una mujer, comencé a inventarme una catálogo de bolas chinas, consoladores, estimuladores de clítoris, y un sinfín de artículos que incluso me sorprendí a mi mismo.
La señora se callaba y soltaba una risita, e incluso adiviné entre silencios que había llamado a más personas para escuchar la conversación, así que pase a lo duro, al S&M, le comenté que tenia un potrillo(menos risas), donde podría ser esposada, dándole latigazos con un precioso látigo de tiras de cuero de diferentes animales y textura. Agujas, caretas de látex, collares y cadenas, y grandes palos para penetración anal, con incrustaciones de cristal.
Al final cortaron cuando les comenté que tenía un Pony, que hacía tres años que no cubría hembra…, tu, tu, tu, colgó.

¿Y esto hoy a que viene?, tercera casualidad. Quedo con mi hermano para charlar, entre otras muchas cuestiones y carcajadas, deriva la tertulia en éstas odiosas llamadas, así que tenemos sin saberlo a muchos amantes a las “llamadas incordio”, mi hermano uno de ellos, me comenta que él también hace PoJazzadas a las llamadas incordio, y esta es una de ellas:
Resulta, que la víctima-incordio, había llamado por la mañana y como su hijo la quiso despachar rápido le dijo que llamara dentro de dos horas (pensando que se olvidaría) porque se encontraría su padre en casa.
A medio día, habían acordado comer con unos cuatro o cinco amigos en su casa en la mesa del salón, a buen vino y carne. La víctima-incordio tuvo la idea de llamar casi finalizando el banquete, por lo que su hijo comentó que seguro que sería la pesada de la mañana, con lo que mi hermano al percatarse, hace gestos para que guardaran los comensales silencio, y activa el altavoz del teléfono.
¿Hola?, .- mi hermano.-
Hola le llamamos porque su hijo dijo que le llamáramos para ofertarle una enciclopedia que tenemos en oferta…
¿Cómo? interrumpe mi hermano, yo no tengo hijos, ¿Me dice usted que mientras yo andaba trabajando, le ha cogido el teléfono un hombre en mi casa?, explíqueme eso ahora mismo.
La victima-incordio, cree que ha metido la pata, por lo que intenta salir del bache diciendo, bueno, no exactamente, no recuerdo que era un chico…
Mi hermano insiste en que se lo diga de nuevo delante de su mujer, y hace como que la llama, él insiste a la victima-incordio a que se lo diga delante de su mujer, y su mujer, que sabe bien realizar su papel, le dice a la victima-incordio que lo repita, que es una mentirosa.
La chica no sabe como escabullirse, y acaba pidiendo disculpas cuando mi hermano hace como que le pide a su mujer explicaciones, todo acaba cuando no aguanta nadie la risa, y se oyen ocho carcajadas histéricas en el eco del salón, Tu, tu, tu, ahora ha cortado.
Así que ya puestos, hemos ideado varios argumentos para los próximos, aunque dejamos a los lectores si quieren que una vez realizada la PoJazzada a la victima-incordio nos envíen un email a Pojazz@hotmail.es y nos la cuenten, así la publicaremos, incluso pueden hacer algunos de los que hemos imaginado esta noche:

1ª.- Dejarla hablar, y cuando acabe decir Umm , ¿puedes seguir hablando?, tienes una voz cálida, seguro que eres rubia, con unas caderas de infarto…con voz de excitación.
2ª.- Decir, bueno ahora mismo no la puedo atender porque vengo del entierro de mi madre, pero bueno si es necesario la escuchare pacientemente, estaría bien experimentar hasta donde llegan, a ver si cortan o siguen, pero si siguen….. ay si siguen, si lo hacen, nos pondremos a sollozar, o a llorar libremente. ¿Quién las podrá ejecutar primero ustedes o nosotros?.

Desde Crapaud Maison Russo Rodríguez.

No hay comentarios: